Welcome

We are creative.

Follow us

Bolas para la secadora

Bolas para la secadora

Mi cámara ha muerto y con ella un pedacito de mí 🙂 Qué desnuda e indefensa se queda una sin un aparato que a veces parece una extensión de una misma. Aunque, sinceramente, ya hacía tiempo que estaba pensando en cambiarla y había estado curioseando e intentando decidir cuál me quedaba. Pero no me esperaba esta traición.

Total, las cosas están un poco lentas y complicadas en Casa Pompón. Intento sacar fotos con la cámara del móvil y no me gusta ninguna. Me enfado, vuelvo a intentarlo, pero nada. Y no sé si os pasa, pero en ese momento sale lo peor de mí misma, mi parte vaga, el demonio de los dibujos animados que se te sienta en el hombro y te susurra al oído que da igual, que ni lo intentes, que mejor te tumbes en el sofá y te dediques a no hacer nada, que una pantalla más del Candy Crush, venga.

Pero no hay que ceder nunca, porque esa vocecita es el preludio de una sensación incómoda y una modorra que se extiende durante días…

Así que pasemos del demonio y sigamos a lo nuestro. Aunque las fotos sean feas.

Como os prometí, vamos a ver cómo hacer unas bolas para la secadora. Pero antes que nada, vamos a ver para qué sirven y por qué estaría bien usarlas.

Hay bolas para la secadora de muchos materiales. Hay versiones comerciales y varias versiones caseras, que luego os explico. Pero todas siguen el mismo principio. Meter bolas en la secadora ayuda a reducir la cantidad de electricidad que usamos porque separan la ropa y absorben humedad, con lo que todo se seca más rápido. Además de eso, precisamente gracias al movimiento que generan las bolas, las prendas quedan más suaves, con lo que se puede obviar el suavizante (ya sabéis que en casa, por ejemplo, no lo podemos usar porque los tres pompones tienen piel atópica).

¿Y qué podéis usar como bola de secadora? Pues pelotas de tenis, sin ir más lejos. O bolas de papel de plata. O también podéis haceros estas bolas tan bonitas de lana con los restos que tengáis de algún proyecto.

Necesitáis:

-Hilo con un alto contenido en lana. Si es lana 100% mejor que mejor.
-Un calcetín.
-Una lavadora.
-Una secadora.

Lo primero que tenéis que hacer es un pequeño ovillo de lana. Para empezarlo, enrollad la lana alrededor de los dedos de una mano y luego sacad la lana y empezad a enrollarla sobre sí misma. En fin, supongo que no hace falta que os cuente cómo se hace un ovillo, pero si necesitáis ayuda, me lo decís.

Cuando tengáis el ovillo, que no tiene que ser muy grande, con que os quepa en la mano es suficiente, lo metéis dentro del calcetín y le hacéis un nudo para que el ovillo quede bien cogido.

Metéis el calcetín en la lavadora en un ciclo que llegue como mínimo a los 30 grados. Podéis meterlo junto con la ropa que vayáis a lavar, yo siempre lo hago así.

Cuando haya terminado de lavarse, metéis el calcetín en la secadora y hacéis un ciclo entero.

Sacáis el ovillo para ver si se ha afieltrado. Si veis que todavía le falta un poco, repetís calcetín-lavadora-secadora. Yo normalmente lo hago dos veces por cada ovillo para estar segura (una vez no lo hice y la bola se me deshizo en la secadora…)

Y ya está, ya tenéis vuestra bola de secadora. Yo os aconsejo que os hagáis cuatro o cinco aprovechando restos de lana que tengáis por casa.

Para usarla, ya sabéis, solo hay que meterla en la secadora cuando vayáis a ponerla en marcha. Yo le añado a cada bola unas gotas de aceite esencial para que la ropa (y la casa!) huela bien.

Cuando la ropa esté seca, sacáis las bolas y las guardáis hasta el siguiente uso. Sí, así de fácil.

La semana que viene (o la otra) os cuento ya por fin la receta del jabón líquido, que he conseguido gracias a Anabel, que el otro día me dejó su versión. Y luego os haré un recopilatorio para que sepáis exactamente cómo lavar la ropa con productos naturales… El otro día me di cuenta de que ya no compramos nada. Y luego iremos a por los platos, que sé que lo estáis deseando. Y también tengo que contaros qué estoy haciendo en la habitación de la pompona, porque está quedando genial. Veo que es urgente que me compre una cámara…

19 Comments
  • Roser
    Posted at 11:14h, 26 febrero Responder

    Ojiplática m'has deixat….
    Espero la recepta del sabó líquid, el prefereixo enlloc del sabó en pols, manies d'una 🙂

    • Paula
      Posted at 08:01h, 27 febrero Responder

      Jo també prefereixo el sabó líquid, si sóc sincera, però tenia moltes ganes de començar a fer-me'l jo i en pols era més fàcil. Ara que també el sé fer líquid, conqueriré el món 🙂

  • mei montané
    Posted at 11:20h, 26 febrero Responder

    Provarem de posar aquestes boles a la secadora! Per cert, quantes en posem?
    Hem fet sabó amb oli reciclat per primera vegada, ara esperar unes setmanetes i a veure per què el fem servir. No ho tenim gaire clar.
    Espero amb candeletes noves receptes! Gràcies per compartir i inspirar-nos!

    • Paula
      Posted at 08:03h, 27 febrero Responder

      Jo en poso entre tres i quatre, Mei.

      Segur que el sabó surt bé… al principi tot fa una mica de respecte, però realment és fàcil i encara que fiquis una mica la pota, surt bé, no pateixis.

      Gràcies a tu per passar-te per aquí! Un petó!

  • Isla Sandía
    Posted at 12:21h, 26 febrero Responder

    Qué guay esto de las bolas, no tenía ni idea! Será porque no tengo secadora… 🙂 Este me lo guardo en favoritos para compartirlo en el Green Team, seguro que ha mucha gente le interesa! 😉

    • Paula
      Posted at 08:04h, 27 febrero Responder

      Ah, la secadora, regalo de la suegra cuando nos liamos a tener descendencia… Y ahora un imprescindible en casa 🙂 Un beso!

  • Ariadna Martinez
    Posted at 13:43h, 26 febrero Responder

    Vull una secadora.. no, no.. necessito una secadora per poder fer aquestes boletes! jajajajaja ;P

    • Paula
      Posted at 08:04h, 27 febrero Responder

      Exacte, només per fer boles. Moltes boles. Per omplir el tambor de boles. Són taaaaan mones!

  • Sólo Sewing
    Posted at 05:30h, 27 febrero Responder

    No tenía ni idea de esto de las bolas para la secadora, de verdad. La tengo, secadora, pero sólo la uso cuando es de verdad necesario, me gusta la ropa secada al aire. Y una de las razones es lo del olor a secadora. Pero con le truqui del aceite esencial me has ganado. Vamos, que ya mismo empiezo a buscar restos de lana. Y el domingo me cuentas de dónde y qué tipo de aceite esencial, que lo mismo también te lo haces tu misma. 😉

    • Paula
      Posted at 08:06h, 27 febrero Responder

      A mí también me gusta secar al aire, pero tengo poco espacio para hacerlo y durante los meses fríos (y lluviosos) uso bastante la secadora. Pero sí, con los aceites esenciales toda la casa huele a menta y pomelo y la ropa sale suave. Y noooooo! No hago yo los aceites. Al menos todavía no. El domingo te lo cuento todo 😉

  • Mabel
    Posted at 06:54h, 27 febrero Responder

    Ohh, quedo parada! ets una font de saviesa. M'encanta el teu bloc perquè cada dia desconbreixo coses noves! de moment no tinc secadora, és una qüestió d'espai a casa no m'hi cap o haurem de sortir nosaltres!jaja em quedo amb la idea per quan en tingui, perquè a més desconeixia totalment això de les boles de secadora.
    Esperant el sabó líquid.
    http://aventuresidesventuresdels30.blogspot.com.es/

    • Paula
      Posted at 08:07h, 27 febrero Responder

      Jajajaja! Gràcies. A veure si aconsegueixo fer unes fotos mig decents pel sabó líquid i el penjo aviat. Un petó!

  • Erica
    Posted at 08:57h, 27 febrero Responder

    Que buenoooo! No lo sabía! Pero entonces lo de la pelota de tenis? Entendí bien, cubro la pelota de tenis con lana y hago calcetín, lavadora, secadora? Cuando está afieltrada la puedo usar en la secadora no?

    • Paula
      Posted at 08:59h, 27 febrero Responder

      No, Erica! Si usas pelota de tenis no usas lana, sustituyes el ovillo por una pelota de tenis y ya está. Yo es que soy muy cuqui y las pelotas de tenis me parece que son feas, así que me he hecho los ovillos 🙂 Pero las pelotas de tenis, tal cual, funcionan perfectamente bien (eso sí, hacen ruido!)

  • Patrizia
    Posted at 09:56h, 27 febrero Responder

    ¡Y tanto! Un concierto de Extremoduro, oiga ;)… Yo soy menos cuqui que tú y, por no tener, no tengo ni restos de lana, o sea que o le pido a mi suegra o me compro aposta un poco para la ocasión. Pero lo hago fijo porque me mola. Y otra vez vidas paralelas (para lelas?): ¡también le vamos a cambiar la habitación a nuestra pompona! Tenemos que intercambiar ideas pero YA. Besetes. Ah, y RIP por tu cámara esa tan hermosa y con esos chips tan grandes, sniff…

    • Paula
      Posted at 10:19h, 27 febrero Responder

      Júrote que mientras escribía el comentario anterior pensaba en ti 🙂 Si tiene que ser un concierto de Extremoduro, creo que me paso a las de tenis… Y lo de la pompona no es gran cosa, pero sí algún toque especial de pintura y algún mueble nuevo porque desde que tiene habitación propia no le he hecho casi nada, pobreta. RIP por la cámara, la muy… no podría haber escogido otro momento para perecer, no.

  • Anónimo
    Posted at 22:20h, 28 febrero Responder

    Nunca habia oido lo de las bolas en la secadora. Me ha quedado una duda, cuando dices que tiene que quedar afieltradas significa que la lana tiene que estar como compacta? Y cuando ya esté así se mete ya en la secadora con o sin calcetín? Gracias

    • Paula
      Posted at 22:31h, 28 febrero Responder

      Exacto. Yo las meto en un calcetín y las paso un par de veces por la lavadora y la secadora y luego ya quedan totalmente compactas, no puedes separar un hilo de la bola. De eso se trata. Cuando ya quedan así y no se puede separar ningún hilo, ya no te hace falta calcetín, puedes usarlas tal cual, con unas gotas de aroma natural o de aceite esencial.

  • Lore
    Posted at 08:49h, 22 noviembre Responder

    Hola yo me compre un juego de 6 de lana y estan muy bien

Post A Reply to Anónimo Cancel Reply