Welcome

We are creative.

Follow us

Cuello

Cuello

Tengo una bufanda. Bueno, en realidad tengo varias, pero hay una que es MI bufanda. Era de mi madre cuando era (más) joven y en algún momento se la robé y me la quedé. Es de Manos del Uruguay, así que es de una lana excelente, y el color… bueno, el color me chifla. Además es larga y cuelga y le puedes dar mil vueltas. Y tiene historia. Una vez estuve a punto de perderla en el cine, pero por suerte al día siguiente fui a buscarla y ahí la tenían.

En fin, que es mi bufanda, que la adoro y que nunca había pensado en ponerme otra cosa en el cuello hasta que el sábado, de paseo con Ari y Laia, fuimos a parar a Ifil.

He vivido el auge de los cuellos con un cierto escepticismo. Los hay preciosos y suaves y fáciles de hacer… pero, ¿me los iba a poner? ¿Realmente podían compararse con MI bufanda? ¿No serían como tantos accesorios que tengo y no me pongo? En fin, me había mantenido a salvo de la moda cuellil con mucha entereza y elegancia. Y no pensaba caer.

Pero luego entramos en Ifil. Si no habéis estado nunca, no sé si os recomiendo la visita, porque algo compraréis seguro. Es un local precioso, amplio, luminoso y lleno de lanas. Y aunque como yo, vayáis convencidos de que no vais a pecar… bueno. Caí primero con un bolso hecho con lana de lino. Me encantó la forma y me encantó la lana, así que pronto os lo enseñaré. Y luego Laia me mostró esta lana:

Verla ya es un festín, pero tocarla… buf, tocarla. Es mezcla de lana merino, alpaca y seda. Ya os podéis imaginar… Así que caí. No les quedaba mucha (por suerte!) y no había demasiados colores para elegir, pero compré tres madejas de este marrón (copiándome vilmente de Laia). Me dieron un patrón para hacer un buf con punto bobo, pero acabé decidiéndome por este patrón gratuito de internet (de ganchillo) que me recomendó Ari.

Y ya está, ya lo tengo, ya he caído. Es cómodo, suave y agradable. Le hace la competencia a MI bufanda porque además es práctico y lo puedo llevar dentro de casa, por ejemplo ahora, mientras escribo estas líneas (aunque a veces he trabajado también con la bufanda puesta, que es mucha bufanda). Ya podéis contarme entre las víctimas de moda cuellil.

16 Comments
  • Patrizia
    Posted at 17:46h, 16 enero Responder

    Pero chiquilla, ¿desayunas cocaína? ¡Porque lo tuyo es un no parar! Me ha hecho mucha gracia leerte pq yo también me resisto a unirme a esta moda, pero confieso que una vez (una) me probé un cuello de lana y no me disgustó (ya que lo que más me disgusta en el mundo es un gaznate frío, así que voy con cuello güerto de octubre a mayo). El problema son las vueltas: o queda mú preto o mú floho. Claro que si te lo haces tú la cosa cambia. Te ha quedado preciosísimo, el color me pirra y se le ve la suavidad desde aquí, me imagino que no pica ná. Para tranquilizar tu conciencia puedes decirle a TU bufanda que te has agenciado un colega para quitarle un poco de trabajo, a su edad te lo agradecerá ;).

    • Paula
      Posted at 18:06h, 16 enero Responder

      Cocaína, dice… ni un triste porro, que tengo una edad. En algún momento chute de Coca-Cola, pero estoy intentando dejarlo que luego se me acumula todo en el culo. Este cuello no tiene vueltas, es de esos simples (que luego vas y te enteras que en el mundo de los cuellos hay diferentes clases). Buen enfoque lo de la bufanda. Para que me dure más, que hay algún punto que ya se me ha saltado…

  • laia
    Posted at 19:23h, 16 enero Responder

    Ja l'has feeet?? O__o
    Encara ni m'hi he posat! Estic amb el trapillo 😛
    Ahhhh! T'ha quedat genial, si, si!

    • Paula
      Posted at 08:08h, 17 enero Responder

      Sip. En un matí. És fàcil, fàcil, fàcil… Ja m'avisaràs quan el facis tu o el penjaràs en aquest blog que he vist que t'has obert, no? :^P

    • laia
      Posted at 13:05h, 17 enero Responder

      Home, tant pensar noms… al final, he pensat, pues vamos allá, no? Jajaja! Poc a poc!

    • Paula
      Posted at 14:12h, 17 enero Responder

      Digues que sí, p'alante… ¿o no sacamos unas mesas? Penja coses, nena, penja coses, que material segur que tens!

    • Ariadna Martinez
      Posted at 20:57h, 17 enero Responder

      Que fuerte que furte.. així que et crees un blog i no informes???? Laieta laieta.. jajajaja…

      Pau, genial el coll i fàcil, eh? al final estic temptada en apropar-me i pecar amb una llaneta igual..jijijiji

      Petonarrus

    • Paula
      Posted at 21:17h, 17 enero Responder

      Ja era hora que tinguéssiu totes blog i no em deixéssiu sola… Vés a buscar la llana, Ari, que és un plaer al coll, de debò!

    • laia
      Posted at 20:42h, 19 enero Responder
    • Paula
      Posted at 12:22h, 20 enero Responder

      Ja l'he vist… FAN del teu blog ;^)

  • orange/chocolate
    Posted at 20:42h, 16 enero Responder

    jjjj A mi em van regalar un de molt semblant. També pensava que potser no li donaria gaire ús i resulta que no me'l trec!!! M'agrada molt el que t'has fet. Petons

    • Paula
      Posted at 08:37h, 17 enero Responder

      Uf, jo l'estic fent servir molt… No sé si és la novetat o què, però tampoc no me'l trec. Un petonàs!

  • tess soap
    Posted at 20:02h, 17 enero Responder

    Ufff es preciosisimo,me salva que no tengo ni tiempo de ponerme mis bufandas,pero tengo que confesar que hace algún tiempo me tienta coger las agujas y recordar algo que aprendí algún día

    • Paula
      Posted at 21:27h, 17 enero Responder

      Pero es que te lo pones ya a primera hora de la mañana y lo mantienes puesto todo el día! Yo que trabajo en casa y que a media mañana ya estoy congelada lo agradezco un montón.

      Hace un par de días que recuperé las dos agujas y estoy encantada también. Así que te animo a hacerlo!! Relaja un montón!

  • MCKINLEY
    Posted at 09:53h, 19 enero Responder

    Segur que no será mai com la teva bufanda, però li has d'anar donant temps per a fer història. De totes maneres els colls són molt pràctics i segur que t'hi comences a sentir bé!

    • Paula
      Posted at 10:49h, 19 enero Responder

      Haig de ser sincera… ja és com segona pell. El faig servir moltíssim. No se m'havia acudit que fossin tan còmodes i pràctics. M'agrada molt.

Post A Comment